Quienes trabajan en un taller mecánico 24 horas en Valencia dicen que basta con mirar el color del humo que sale por el tubo de escape de un coche para saber si el coche sufre una avería y, en muchos casos, incluso se puede saber cuál es. Aunque puede parecer una fanfarronada y una forma de alardear de conocimientos de mecánica, lo cierto es que se aproxima a la realidad. El tubo de escape es un excelente elemento para el diagnóstico de averías en los vehículos.

En Talleres Voramar, por ejemplo, identificamos el color azul del humo del escape con un problema de un motor en el que está quemando aceite. En principio no es una avería extremadamente grave, eso sí, si se repara con rapidez, ya que el problema suele ser de las válvulas o los anillos del pistón, que no cumplen correctamente su función y permiten que el aceite pase a la cámara de combustión.

Más difícil de diagnosticar es cuando el humo del escape es gris o casi negro. La dificultad viene porque son muchos y variados los problemas que pueden ocasionarlo: la bomba de la gasolina, los filtros del combustible…  De lo que no nos cabe ninguna duda es de que ese el consumo de combustible de ese coche se ha disparado

Otra posibilidad es que el humo que vemos tenga un color blanco. En este caso hay que ser paciente y ver analizar durante cuánto tiempo sale ese humo. Si, al cabo de unos, el humo desaparece, no tenemos por qué preocuparnos. Pero si el humo blanco persiste, ven sin tardanza a nuestro taller mecánico 24 horas en Valencia porque puede tratarse de la junta de la culata o de una grieta en el bloque del motor, en cualquier caso hablamos de averías muy graves.