La ITV es un trámite obligatorio que no siempre superamos a la primera. Para cuando no la has pasado por algo sencillo, nuestro taller 24 horas en Valencia es una de las mejores opciones para que no tengas inmovilizado tu coche; ya que, si la ITV resulta no favorable, solo puedes moverlo de casa al taller; y, de aquí, de nuevo, a la revisión.

Los errores más comunes que resultan en inspección no favorable son fácilmente subsanables, en la mayoría de las ocasiones, y no te obligan a llevar tu coche al taller oficial. Con acudir a nuestro taller 24 horas en Valencia puedes tener la tranquilidad de que, una vez reparada la avería, superarás la ITV.

Los problemas más frecuentes tienen que ver con la señalización: lámparas fundidas, luces de freno o marcha atrás o intermitentes tienen que funcionar correctamente. Una simple revisión, antes de acudir a la estación de la ITV, nos puede evitar tener que volver, si es que teníamos alguno de estos indicadores en mal estado.

Otros de los problemas más habituales son los relacionados con neumáticos, ejes y suspensión. Las ruedas de nuestro coche tienen una vida y acudir a la ITV sin que tengan dibujo o que, en un mismo eje, tengamos dos ruedas con diferente desgaste es un motivo para no superar la ITV.

En tercera posición se sitúan unos elementos fundamentales para nuestra seguridad: los frenos. Discos o pastillas en mal estado, por raro que parezca, son causas habituales para que no pasemos la ITV; algo que, si no nos lo dice la estadística, no nos lo creeríamos, pues se trata de nuestra seguridad.

Puedes subsanar estas y otras averías de tu coche en Talleres Voramar, con la ventaja de que abrimos las 24 horas del día. Sin duda, la mejor opción para los clientes que tienen unos horarios demasiado apretados.