En nuestro taller mecánico de Valencia te insistimos en que vigilar el estado de los neumáticos es una de las tareas más importantes para asegurarnos una conducción segura. En este nuevo post te decimos cuándo hay que cambiarlos y te damos algunos consejos para vigilar la hendidura o la presión.


Estos elementos básicos de seguridad en carretera tienen una vida útil limitada que nunca se ha de sobrepasar. La DGT insiste en que el mal estado de los neumáticos es la causa de un alto porcentaje de los accidentes que se registran en las carreteras españolas. En Talleres Voramar te recordamos que hay que atender a la profundidad del dibujo y revisarla con cierta frecuencia. El cometido de los surcos es que el neumático se pueda agarrar a la carretera. Además, así nos aseguramos de no sufrir problemas de tracción.


Vigilando el estado de los neumáticos evitaremos además sufrir el peligroso aquaplannig. Es lo que pasa cuando, con las ruedas con el dibujo gastado, se pasa por encima de una zona con agua perdiendo la capacidad de agarre y por lo tanto el control del coche. En nuestro taller mecánico de Valencia te recordamos que el mínimo legal de las hendiduras que comentábamos antes es de 1’6 milímetros. En cuanto a la presión de los neumáticos, ten presente que inflarlos en exceso reduce la superficie de contacto con el asfalto y nos hará perder agarre. También es peligroso inflar poco las ruedas. Esto provoca un sobrecalentamiento del neumático y hace que se desgaste más rápidamente. Por último, te recordamos que, para cuidarlos, es importante evitar los golpes con los bordillos, el exceso de velocidad y los derrapes.